Yanis Varoufakis, Charla TED: Capitalism will eat democracy — unless we speak up

Un poco cansada de tanto juego de mayorías, y en vista de la falta de resolutividad que estoy detectando en esta situación política en la que nos encontramos; cuando he tropezado con esta Charla TED de Yanis Varoufakis no he podido resistir la tentación de verla. Se sea de izquierdas o de derechas, cosa que consideró ya hace tiempo algo imposible por haber quedado obsoletas ambas, antes  de poder criticar a algo o alguien es necesario escucharle con atención .

Para amarle o para odiarle, merece la pena dedicar un rato a este vídeo, al menos plantea argumentos y opiniones rompedoras sobre la relación entre la política y el capital, que nos pueden ayudar a reflexionar sobre nuestra postura respecto a la política actual.

Yanis Varoufakis, Vídeo TED

Charla TED: “Capitalism will eat democracy — unless we speak up”.

De paso con un tema tan controvertido como este, practicarás un poco de inglés, idioma en el que está el vídeo y los subtítulos.

 

Y ahora, después de verlo: ¿Qué piensas al respecto?

Anuncios

1984 o nuestra protuberancia llamada Smartphone

"1984", George Orwell.

Cada día nos levantamos sin esperar demasiado a conectarnos a nuestras Apps favoritas bien sea con un smartphone o una tablet. Somos cada vez más inconscientes de que tenemos tan a mano estos cachivaches electrónicos, que se convierten en una protuberancia de nuestra mano incluso antes de desayunar o para acompañar a las magdalenas de forma alterna.

En lugar de disfrutar del café y las magdalenas, mientras creemos hacerlo, estamos ya sumergidos en un montón de canales de información, redes sociales o juegos, y somos incapaces de percibir que disfrutamos del desayuno de forma intermitente entre whatsapps, emails y demás aluviones de información en forma de pitiditos simpáticos y aduladores.

Cada uno dosifica su simbiosis con el aparato de forma diferente, claro está, pero cada vez más estudios revelan de forma alarmante, nuestra dependencia y adicción a esas Apps maravillosas con las que estamos seguros de seguir conectados al mundo y no perdernos ni uno solo de esos temas importantes o chistes de los que todos hablan.

Últimamente recuerdo cada vez más pasajes del libro “1984” de George Orwell, acaso no es cierto que entre miradita y minutico me paso demasiadas horas enganchada a un dispositivo que si bien el marketing ha denominado Smartphone, tiene todas y cada una de las características de las Telepantallas a las que estaban conectados los Proles en el libro orwelliano.

Si continúo destilando el razonamiento y paso mentalmente al papel de editora, veo también demasiado posibles y probables las tareas de los empleados del Ministerio de la Verdad, que no hacían otra cosa sino reescribir la historia en función de los intereses del Partido, del Gran Hermano que todo lo ve.

Me entra vértigo y reflexiono: A fin de cuentas…
¿Qué es cierto de lo que leo en internet?
¿Quiénes manipulan la información a la que accedo en las redes sociales?

Por Wiggy! at en.wikipedia [Public domain], a través de Wikimedia Commons

“1984” por George Orwell, en la foto.

Claro que no se trata de una organización única que todo lo ve y todo lo controla, pero nuestro querido internet, a parte de tener todavía rinconcitos teóricamente libres, está siendo controlado y dominado por potentes empresas que se lucran con los datos de nuestras conexiones, nuestras suscripciones, las cookies que vamos acumulando y las interacciones con todas esas Apps.

Entonces, en esa amorosa simbiosis con nuestra protuberancia estamos generando dinero sin cobrar un duro y creyendo que accedemos libremente a todos los contenidos que queremos, cuando en realidad accedemos tan solo a los que se difunden a través de las redes sociales en función de la popularidad de los temas. Y por si alguno todavía lo desconocía, si la popularidad de las publicaciones se compra a base de promociones de la red social de turno, la difusión crece como la espuma.

Por tanto destilar y comparar con Orwell finalmente de un batacazo se me cae el mito de la libertad de expresión en la red.

By

De repente las magdalenas me saben amargas y se me quitan las ganas de seguir conectada en simbiosis mental al querido Smartphone. Ya sé porque ha sido, acabo de recordar como terminan los dos amantes del libro, después de pasar por el lavado de cerebro correspondiente, ya no se aman porque tan sólo les queda la adoración programada al Partido o Gran Hermano.

A ver si tras tantos tiempos muertos entre las Apps del Smartphone, me voy a quedar pegada a la Telepantalla como los Proles, sin ningún otro criterio propio diferente al que pregonan las publicaciones más populares de las redes sociales. ¡Socorro!

De inmediato cierro la pantalla y me despego del Smartphone. Con lo ricas que estaban las magdalenas untadas en café con leche, quien me habrá mandado a mi empezar a comparar el mundo de “1984” con nuestro mundo actual enganchados al móvil. Eso sí, ahora ya sin protuberancia al final de mi mano izquierda, mi paladar percibe de repente la textura esponjosa y el dulce sabor de lo que estoy haciendo en ese momento, desayunar sin simbiosis extrañas que alteren mi percepción de la realidad con su influencia comprada para manipular mis gustos y comportamiento como consumidora.

Tras todas estas divagaciones comparativas, espero haber desordenado un poco vuestras conciencias para que no perdáis el ojo crítico a lo que leéis y publicáis con la protuberancia conectada.

Slow Living

En este mundo virtual actual instantáneo, no son pocas las ocasiones en las que los acontecimientos de nuestro entorno parecen ir tan deprisa, que sentimos un dejavù constante, como si fuéramos persiguiendo el momento y al creer llegar al mismo, este se nos escapara, como un puñado de agua entre unas manos temblorosas.

Nos estresan y acosan todos los avisos, mensajes, llamadas y alarmas en definitiva, que nos apartan del momento presente, cual acosadores ladrones del instante provenientes del pasado y del futuro. Algunas personas hemos comenzado a practicar una nueva forma de tomarse la vida con más calma practicando el Slow Living, algo así como una forma de retomar la consciencia del momento presente haciendo las cosas más despacio para poder así saborearlas y disfrutarlas en toda su magnitud.

Ciertamente se trata de un contraste frente a la tendencia general que incita a estar ocupado constantemente de varias actividades de forma simultánea. Ese supuesto multi-tasking nos convierte en neuronas con demasiadas sinapsis sueltas, que no terminan de enlazar con otras y se dispersan en forma de bloqueos, despistes y estrés crónico.

IMG_0040-0.JPG
Tomar por costumbre la practica diaria de Slow Living, ayuda sin esfuerzo a que esas sinapsis se reconecten a sus pares y a que los pensamientos fluyan por si solos de manera subconsciente a los objetivos y metas que uno se proponga.
Por eso, de vez en cuando, necesitamos unas vacaciones para desconectar de todo y descansar. Un alto en el camino que nos haga retomar, replanificar y repensar todo para definir la nueva ruta. Unas vacaciones sin Internet, sin obligaciones, sin prejuicios, que nos abran la mente y derriben la barrera entre nuestro subconsciente y nuestro yo consciente para equilibrarlos suavemente sin bandazos, ni presiones, ni sugestiones de quienes creyeron anticiparse a nuestro devenir humano.

También dejar que nuestro reloj se derrita durante un periodo de tiempo cada día, nos devuelve con mayor fuerza al instante y al carpe diem, sin esa sensación de estar persiguiendo el futuro o de que nuestro pasado nos persigue para atarnos a la desdicha de la impaciencia. La calma queda restaurada y el estrés se diluye como una aspirina efervescente en ese agua que al principio parecía escurrrirse entre nuestros dedos.

IMG_0042.PNG

¿Qué hay de cierto en lo que lees y ves? A vueltas con las comparativas

De todos es sabido ya, que unos medios exageran lo que otros encogen por razones más o menos opacas de ideología o afiliación bancaria. Una servidora, que es muy torpe, tiene la costumbre, mala según algunos, de contrastar puntos de vista según cultura, mentalidad e idioma. Obviamente leyendo la prensa en el idioma de origen, tras haber tenido en cuenta que en la prensa “guiri” también existen tendencias de opinión en un sentido u otro.

Con las gafas críticas puestas sobre un tema en concreto, al cabo de un rato llega la mendas de arriba a la conclusión de que en algún punto intermedio, quizá haya un atisbo de verdad, eso si no es un bulo maquiavélico montado premeditadamente con fines X (esos que sólo deben salir a la luz en el momento oportuno). Si es que al final, por deformación profesional, se pueden reconocer fácilmente incluso en las traducciones más o menos certeras de determinadas líneas editoriales. Quedan claras y cristalinas las intenciones que había de trasfondo, lo que no queda tan claro después de ese momento crítico de la publicación (para quienes fraguan las intrigas) es la reacción, reconocida o no oficialmente, de la masa tonta y aborregada a la que se quería convencer y hacer tragar con ruedas de molino. ¡Ta chan¡ Empieza la avalancha de reacciones encontradas acusándose mutuamente las partes de intenciones ocultas, maquinaciones y complots rarísimos que parecen sacados de guiones estadounidenses de serie B.

Espera. ¿Qué connotación rara le ha quedado a la palabra “Propaganda” en alemán según lo ven los alemanes? Les suena a Nazismo. A esa y a otros tantos términos usados y abusados en el pasado aunque luego se olvide el porqué (sí, junto y con acento) para dejar esa tarea a los ratones de biblioteca. ¿Qué sensación tienen ahora los jóvenes cuando ven las imágenes del NO-DO http://www.rtve.es/filmoteca/no-do/? Chavales que eso era lo que ponían en el cine antes de la peli de turno y no había ni un resquicio en la imaginación de aquellos jóvenes sobre lo que los futuros cachivaches electrónicos para “entretenerse” podrían llegar a hacer. ¿Por qué se doblaban y censuraban las películas y algunos se escapaban a Francia para verlas? Pero si se escapaban hasta para comprar unos pantalones vaqueros o sin billete de vuelta por la inflación que provocaba el estraperlo o por que unos señores grises los seguían demasiado cerca, eso si no les pillaban otras fatalidades por casualidad sin haber querido tomar parte en nada raro, o aun siendo así porque era en lo que creían.

Para quienes hayan conseguido llegar hasta la palabra 433 (más o menos) según Word. ¡Enhorabuena! Voy llegando al grano curioso que ha levantado mi perspicacia. Ahí os dejo el artículo completo original, de Antonio Romero, viejo según lo que predica la era de internet. SÍ, a posta:

http://www.comparativadebancos.com/rescatemos-espana-despidiendo-350-000-politicos/ o http://ow.ly/kfmoB

Anda que no levanta ampollas decir, digo escribir, algo así. Los unos dicen que las cifras de políticos están infladas para que queden más monos los gráficos y cifras de la infografía. Los otros no se enteran de la proporción porque desconocen que la población alemana duplica más o menos a la española ¡Cómo es posible pero si España es de mayor tamaño que Alemania¡ Tu pregúntale a un estadounidense que siente en hora punta de tráfico en una capital de provincia o subiendo un puerto por una carretera comarcal de montaña de las que no se han podido ensanchar con carril de subida. Se acongojará, para ser “fisnos”, porque según su sentido visual de la proporción, los coches no pueden caber por ahí, conduciendo en ambos sentidos, pues sí caben caballero, lo crea o no. Otra cosa es que los “trailers” de gran tonelaje aprobados por la ITV de turno al otro lado del charco, no quepan por estos lares y no digamos el cristo que hay que montar para los transportes “oversize(d)” por determinadas rutas.

Alguien le comenta a la pedorra autora de estas líneas que es una pena que no se pueda compartir la infografía en el “feisbus” para el público alemán. Claro, es que el tema sobrepasa el tamaño de pantalla del cacharro táctil o presunta copia en litigios internacionales por vulnerar los presuntos derechos de patente. Es que el artículo sólo está en castellano moderno el S. XXI o “localized spanish”. No queda otra que arremangarse y trastear, como buenamente se deje, con la dichosa infografía.

despidiendo350000-politicosCorr

SÍ, a posta. Para que quede en “cutre bilingüe” desde el punto de vista gráfico y aunque contravenga las normas básicas de la maquetación. Y ahora vas y le das al traductor automático para entenderlo en tu idioma, a ver en que se queda la posible interpretación. No la de hablar, sino la mental. Fluyen y evolucionan las lenguas a cuenta de tales errores. Se trata de un ejemplo ilustrativo al tiempo que provocador para remover un poco esas “neuronicas” que quedan flotando por ahí. Que las sinapsis del cerebro se asemejan a las del mundialmente conocido “internes”.

Luego lo tuiteas, tengo curiosidad por saber en cuantos caracteres se deja resumir, arrobas y almohadillas aparte. Finalmente me dices que no lo entiendes. Te replico con un refrán popular en “localized spanish”: “A buen entendedor pocas palabras bastan”.

Moraleja: A veces es mejor no liarse la manta a la cabeza, ponerse a explicar cosas raras porque el interlocutor no está entendiendo ni J y ha desconectado (en todos los sentidos) antes de llegar a los 140 caracteres, así que no digamos pasadas las 908 palabricas. Como tan sólo lo entienden los de mi pueblo digo ¿Pues?

¡Ale a seguir coleccionando “palabros” de internet! Y evitar peregrinaciones a Hacienda.

908 por el pompis te la “entocho”: Esta se la dedico a quienes siguieren (No quise decir sugieren. Sí, con e después de la r, se llama(ba) futuro de subjuntivo simple) siendo creyentes.

“Lo bueno si breve, dos veces bueno”

P.D.: Las palabras más frecuentes, no son las que necesariamente encajan en un contexto. Que sacar las palabras de contexto esté de moda, no implica necesariamente que esto sea lo correcto en dicho contexto. Por no hablar de estirar los sinónimos hacia el infinito y más allá (que no halla, haya, ni  “aya”. ¡Qué puñetas existen las 4! Y además hay otra con H mayúscula que suele aparecer en la documentación oficial internacional y está en los Países Bajos). Entre 1.128 y 1.139 palabras, ahora vas y le dices a un “mindungui” cualquiera que te lo traduzca al inglés o al alemán por unos 80 Euros Máx. Si no, siempre nos quedará el traductor de Google (marcar, copiar y pegar este texto, en sólo x clics). Salen 1.012 palabras en Inglés y 1.010 en alemám o algo no cuadra, o de nuevo los alemanes son más austeros también en el uso de las palabras. :-p

Mi resumen del libro Sensación de Fluidez

Sensación de fluidez
La sensación que me ha dejado este libro es que su autor nos muestra el liderazgo de una forma refrescante y creativa que fomenta el dinamismo como herramienta de liderazgo haciéndonos huir de todas aquellas sensaciones paralizantes que no permitan que la creatividad fluya.
En primer lugar nos plantea saber a dónde vamos y para ello nos propone tener una visión en la que se fije una reunión con el equipo para discutirla y debe de ser compartida por todos los miembros, al final de esa reunión todos deben comprometerse como si esa visión se tratase de un contrato. Después habrá que poner en marcha esa visión y concretarla en una serie de objetivos retadores y realistas y todo el equipo debe plantearse preguntas acerca de esa visión. Cada 6 semanas habrá que hacer una reunión para contrastar nuestras percepciones y ponerse de acuerdo sobre varios puntos de vista. Finalmente habrá que dedicar un día al mes a tratar con otros temas y gentes para profundizar la atención y ampliar el campo de visión para llegar adonde quieres.
El método escogido para plantear una visión y seguirla en equipo me parece útil para perseverar en conseguir el objetivo que uno se plantee y poder alcanzarlo en grupo teniendo en cuenta las opiniones de todos los miembros del equipo desde un punto de vista conjunto. Esto es muy importante para que todos los miembros del equipo se sientan comprometidos con dicha visión y motivados para perseguir los objetivos planteados.
A continuación nos plantea tener olfato para los negocios. Para ello nos recomienda una serie de compromisos personales para conseguirlo. Primero que lo emocional también cuenta, no se puede dirigir a un equipo sólo des de la racionalidad, hay que tener en cuenta las experiencias emocionales. La ansiedad reduce el rendimiento. Tenemos que dedicar tiempo a relajarnos con alguna actividad física que nos guste. Es importante disfrutar con lo que uno hace. No hay que temer probar, fracasar y aprender de los errores. Si no probamos cosas nuevas no obtenemos resultados diferentes.
Nos recomienda estar en sintonía con nuestros sentimientos y huir de la ansiedad. Lo más importante, creo yo, es que nos invita a probar cosas nuevas. Como suelo decir más vale un error por comisión que por omisión ya que de esta forma es posible que surja algo nuevo.
Escuchar es muy importante ya que transforma nuestra percepción. En base a esta premisa también nos da consejos para formar grupos y crear confianza: comprender el individuo, prestar atención a los pequeños detalles, mantener el compromiso, aclarar las expectativas, demostrar integridad personal, disculparse sinceramente cuando se pide un reintegro.
También para comprender es necesario escuchar. Oír es un proceso físico; escuchar es un proceso mental. Si una persona no se siente escuchada, no tendrá confianza para contribuir. La forma más importante de mostrar respeto a una persona es escucharla. Debemos cumplir con lo prometido, sino la confianza será difícil de reparar. Si deseamos que nos comprendan, que los demás comprendan lo que decimos, nosotros debemos comprender primero a otros. Es el principio de la reciprocidad. Para una reparación hay que disculparse frente a los subordinados. Los desconfiados y los malos escuchadores no hacen equipo, no generan interdependencia. Para que las reuniones sean bien hechas y aprovecharlas desde el punto de vista formal, debemos convocarlas con horas de inicio y final, orden del día detallado y reparación y preparación suficiente. No debemos monopolizar las reuniones. Como líder del equipo no debemos introducir todos los temas ni hacer el resumen final. Al final, hay que asegurarse que las conclusiones lleguen a los asistentes y que se haga un seguimiento de todo lo acordado.
En principio con todo esto nos invita a crear equipo y mantenerlo unido a través de la comunicación basada en la escucha mutua, teniendo en cuenta el ambiente viciado en el que hoy en día viven muchas empresas supone un soplo de aire fresco que plantea cuestiones de sentido común como escuchar que sin embargo a menudo se olvidan en la rutina diaria del trabajo.
Uno de los consejos en mi opinión más relevantes es el del arte de flotar. Dicen que cuando flotemos en el agua por una hora y escuchemos a músicas clásicas como Mozart eso mejora la capacidad de pensamiento. Agua y música clásica para fortalecer nuestra creatividad. Eso si yo lo aplicaría hasta la muerte. Porque es muy relajante, eficaz, y mejora el pensamiento.
Otro punto importante es el del contacto, no podemos vivir sin afecto, sin aprecio y sin afecto no hay tacto. Muy importante también es el consejo para obtener esa sensación de fluidez, hay que relajarse, concentrarse, divertirse. Llegar a esa sensación se obtiene de la autoconfianza, de la tranquilidad, de la diversión, de tomar el pulso de las cosas, del convencimiento en las propias posibilidades y del reto marcado.
Finalmente nos dice que positivar es de buen gusto. Siempre hay que decir a su empleado lo que hace bien y lo que hace y decirle los porqués. Hay que equilibrar los esfuerzos negativos con lo positivos. Cuando hagan bien las cosas hay que felicitarles, cuando lo hagan mal, hay que decirles que pueden mejorar diciéndole los porqués. Nunca quejarse sin exponer los motivos. Nunca criticar sin aclarar que hemos aprendido del incidente. Eso yo lo aplicaría para cualquier momento en mi vida, para mis niños, mis amigos, y mis colegas.
De mi propia experiencia se que se obtiene una comunicación mucho más fluida en todos los sentidos y muy necesaria en el trabajo en equipo cuando se felicita por las cosas bien hechas, más aun si esa felicitación viene de fuera ya que de esta forma los compañeros aprecian lo positivo y no reciben sólo la imagen de que uno se dirige a ellos sólo para recriminarles si no también para premiar su buen hacer. Importante para mantener motivado y unido al equipo.
Finalmente habla de la interdependencia. Una pequeña modificación que hiciera es decir que la interdependencia es una sinergia entre seres humanos que nos hace ver que no podemos vivir, ni hacer nada sin uno a otros. Yo pienso que es la manera más fácil de explicar la interdependencia para las empresas. Es decir que pone el marco en el que actuamos, hace ver lo importante que es la visión de equipo y la comunicación ya que no podemos vivir los unos sin los otros y que todos estamos de alguna forma interconectados así que deberíamos actuar teniendo en cuenta esta interdependencia y crear sinergias, visiones comunes a través de una buena comunicación para llegar a esa sensación de fluidez.

Perdidos en la era de la información

De momento este es el diario de abordo con las divagaciones de una internauta en busca de información completa en tres dimensiones en la red. Cada mañana desayuno leyendo el reader hecho a la carta en tres idiomas, incluyendo prensa de distintas tendencias por aquello de tener lo que me interesa en una página para seleccionar y filtrar a mi aire pudiendo tener siempre varias versiones, según  idioma o línea editorial  de la misma noticia. Es más laborioso que dejar que el buscador o periódico habitual te dé organizadas aquellas que son populares o interesa que se expandan. Sin embargo organizar miles de entradas es más divertido para una adicta a la información, además el poder comparar titulares de un vistazo merece la pena. Porque si una figura se ve mejor desde todos sus ángulos, una información dada sólo se entiende perfectamente con el máximo de puntos de vista que la definan y perfilen con opiniones de toda índole.

Esta semana empezé a cogerle el gusto a comentar desde el reader algunas de esas lecturas . Tiempo atrás  redacté una nota crítica con la línea editorial en el portal de cierto periódico pero para mi decepción fué censurada de inmediato toda aquella parrafada inspirada. Así que recordando la frustación que sentí,  he decidido compartir las noticias más interesantes con las que he ido tropezando junto con mis comentarios,  espero no autocensurarme.
Creemos que la información es poder y muchos dicen que estamos en la era de la información, uno parece sentirse mejor teniendo poder sobre su información. Pero realmente a veces parece más la era de la desinformación. Nos invaden a diario con versiones de hechos reales y nos limitan cada vez más poder contrastar la veracidad de los mismos, nos sobreinforman atiborrandonos de opiniones. Algún que otro escándalo deja atisbar que los entresijos de las campañas de imagen incluyen difundir noticias, rumores, tergiversaciones que finalmente se descubren como bulos que persiguen unicamente crear una opinión sesgada o rotundamente falsa en las masas o jugar con sus emociones cuando  por motivos maquiavelicos interesa escorar a la mayoría en una determinada dirección, bien sea para vender o manejar mejor al consumidor o ciudadano.

Reflexiono un rato sobre ello y tras las nauseas me entra vertigo al verme como un títere sujeto por esos hilos de información que otros mueven a su antojo para manipularme. Así que intento trenzar varios hilos  de orígenes distintos para evitar que me controlen a su antojo sólo unos pocos. Es una ilusión de la que despierto cuando contrasto algo que leo con algo que he visto  y no me encajan las piezas pero eso mismo me ayuda a seguir en alerta he hilar más fino con ojos menos crédulos lo que leo en la red.

Al final del blog aparecen las últimas noticias que he compartido comentadas o si lo prefieres pincha el enlace del principio