Why the baby brain can learn two languages at the same time

Why the baby brain can learn two languages at the same time

Naja Ferjan Ramirez, University of Washington

Any adult who has attempted to learn a foreign language can attest to how difficult and confusing it can be. So when a three-year-old growing up in a bilingual household inserts Spanish words into his English sentences, conventional wisdom assumes that he is confusing the two languages.

Research shows that this is not the case.

In fact, early childhood is the best possible time to learn a second language. Children who experience two languages from birth typically become native speakers of both, while adults often struggle with second language learning and rarely attain native-like fluency.

But the question remains: is it confusing for babies to learn two languages simultaneously?

When do babies learn language?

Research shows babies begin to learn language sounds before they’re even born. In the womb, a mother’s voice is one of the most prominent sounds an unborn baby hears. By the time they’re born, newborns can not only tell the difference between their mother’s language and another language, but also show a capability of distinguishing between languages.

Language learning depends on the processing of sounds. All the world’s languages put together comprise about 800 or so sounds. Each language uses only about 40 language sounds, or “phonemes,” which distinguish one language from another.

At birth, the baby brain has an unusual gift: it can tell the difference between all 800 sounds. This means that at this stage infants can learn any language that they’re exposed to. Gradually babies figure out which sounds they are hearing the most.

Babies learn to recognize their mother’s voice even before they are born.
John Mayer, CC BY

Between six and 12 months, infants who grow up in monolingual households become more specialized in the subset of sounds in their native language. In other words, they become “native language specialists.” And, by their first birthdays, monolingual infants begin to lose their ability to hear the differences between foreign language sounds.

Studying baby brains

What about those babies who hear two languages from birth? Can a baby brain specialize in two languages? If so, how is this process different then specializing in a single language?

Knowing how the baby brain learns one versus two languages is important for understanding the developmental milestones in learning to speak. For example, parents of bilingual children often wonder what is and isn’t typical or expected, or how their child will differ from those children who are learning a single language.

My collaborators and I recently studied the brain processing of language sounds in 11-month-old babies from monolingual (English only) and bilingual (Spanish-English) homes. We used a completely noninvasive technology called magnetoencephalography (MEG), which precisely pinpointed the timing and the location of activity in the brain as the babies listened to Spanish and English syllables.

We found some key differences between infants raised in monolingual versus bilingual homes.

At 11 months of age, just before most babies begin to say their first words, the brain recordings revealed that:

  • Babies from monolingual English households are specialized to process the sounds of English, and not the sounds of Spanish, an unfamiliar language
  • Babies from bilingual Spanish-English households are specialized to process the sounds of both languages, Spanish and English.
Here’s a video summarizing our study.

Our findings show that babies’ brains become tuned to whatever language or languages they hear from their caregivers. A monolingual brain becomes tuned to the sounds of one language, and a bilingual brain becomes tuned to the sounds of two languages. By 11 months of age, the activity in the baby brain reflects the language or languages that they have been exposed to.

Is it OK to learn two languages?

This has important implications. Parents of monolingual and bilingual children alike are eager for their little ones to utter the first words. It’s an exciting time to learn more about what the baby is thinking. However, a common concern, especially for bilingual parents, is that their child is not learning fast enough.

We found that the bilingual babies showed an equally strong brain response to English sounds as the monolingual babies. This suggests that bilingual babies were learning English at the same rate as the monolingual babies.

Parents of bilingual children also worry that their children will not know as many words as children who are raised with one language.

Bilingualism does not cause confusion.
jakeliefer, CC BY

To some extent, this concern is valid. Bilingual infants split their time between two languages, and thus, on average, hear fewer words in each. However, studies consistently show that bilingual children do not lag behind when both languages are considered.

Vocabulary sizes of bilingual children, when combined across both languages, have been found to be equal to or greater than those of monolingual children.

Another common concern is that bilingualism causes confusion. Part of this concern arises due to “code switching,” a speaking behavior in which bilinguals combine both languages.

For example, my four-year-old son, who speaks English, Spanish, and Slovene, goes as far as using the Slovene endings on Spanish and English words. Research shows bilingual children code-switch because bilingual adults around them do too. Code-switching in bilingual adults and children is rule-governed, not haphazard.

Unlike monolingual children, bilingual children have another language from which they can easily borrow if they can’t quickly retrieve the appropriate word in one language. Even two-year-olds modulate their language to match the language used by their interlocutor.

Researchers have shown code switching to be part of a bilingual child’s normal language development. And it could even be the beginning of what gives them the extra cognitive prowess known as the “bilingual advantage.”

Bilingual kids are at an advantage

The good news is young children all around the world can and do acquire two languages simultaneously. In fact, in many parts of the world, being bilingual is the norm rather than an exception.

It is now understood that the constant need to shift attention between languages leads to several cognitive advantages. Research has found that bilingual adults and children show an
improved executive functioning of the brain – that is, they are able to shift attention, switch between tasks and solve problems more easily. Bilinguals have also been found to have increased metalinguistic skills (the ability to think about language per se, and understand how it works). There is evidence that being bilingual makes the learning of a third language easier. Further, the accumulating effect of dual language experience is thought to translate into protective effects against cognitive decline with aging and the onset of Alzheimer’s disease.

So, if you want your child to know more than one language, it’s best to start at an early age, before she even starts speaking her first language. It won’t confuse your child, and it could even give her a boost in other forms of cognition.

The Conversation

Naja Ferjan Ramirez, Research Scientist, University of Washington

This article was originally published on The Conversation. Read the original article.

Anuncios

Monográfico: Historia de la Traducción

infotra

Ir al Monográfico

Historia de la Traducción

La traducción es una actividad muy antigua. Una de las primeras evidencias escritas de traducción es la Piedra de Rossetta, donde un mismo texto se encuentra en egipcio jeroglífico, egipcio demótico y griego, que sirvió para descifrar el significado de los jeroglíficos egipcios.

Una parte significativa de la historia de la traducción en Occidente tiene que ver con la traducción de los textos bíblicos. Las primeras traducciones escritas atestiguadas fueron de la Biblia, ya que como los judíos llevaban mucho tiempo sin hablar la lengua hebrea, ésta se perdió y las Sagradas Escrituras debieron traducirse para que las entendiesen los judíos que no hablaban su lengua original. Ptolomeo Filadelfo en el siglo III a. C. mandó traducir del hebreo al griego koiné las Sagradas Escrituras a 72 sabios que dominaban el hebreo y el griego. Esta versión se conoce como versión alejandrina, versión…

Ver la entrada original 246 palabras más

Fotoblogeando en diferido: Lo viejo + lo nuevo = Algo innovador

La creatividad y las ideas no salen siempre de algo exclusivamente nuevo tal y como nos aleccionan todas esas campañas de Marketing, cuando nos bombardean con su querer que compremos el último modelo X para que descartemos el Y que ya está,  según ellos, super pasado de moda. Mientras le daba vueltas a esta idea recordé una de mis pasiones de antaño, la fotografía analógica. ¿Por qué no mezclar lo analógico con lo digital para crear algo nuevo diferente?

Me costó encontrar los dispositivos analógicos en el trastero, agradecí un montón mi último regalo de cumpleaños abajo retratado y fue imposible encontrar una tienda que revelase rollos de 110, así que surfeando por ahí un buen rato, di al menos con el único servicio que parece quedar en la web y me mandaron los rollos. No os digo todavía de quienes se trata. Ha sido divertido volver a recordar todos los principios básicos de los distancias, enfoques, planos, … Ahora estoy impaciente por terminar los dos rollos. Ya se me había olvidado que era ese gusanillo de esperar al revelado de las fotos. Me hace ilusión esperar, no tener el resultado inmendiato de un selfie mal hecho con la peor cámara frontal del móvil. Cuando los haya terminado de disparar, enviado los carretes y haya recibido las sorpresas en papel, seguiré trabajando con ellas en digital.

IMG_0085.JPG

Es como hacer una obra de artesanía, como me dijo un amigo una vez, hacer fotos es pintar con luz, y ahora además transformar en pantalla táctil, utilizando todos los medios, los viejos y los nuevos. Espero que de esto salga algo innovador, aunque también estoy preparada para todas esas fotos que seguramente no salgan como esperaba, otro reto creativo. De ahí sacaré la innovación, de darle la vuelta de nuevo a la fotografía, pero utlizando tanto las viejas cámaras como las más nuevas incorporadas a mis cachivaches electrónicos. ¡A ver qué sale y qué mezclamos¡ Apuesto a que serán pocos los ojos que acierten a diferenciar entre las fotos fruto de un aparatejo y de otro de esos que algunos sólo adjudican a los museos.

En fin, para el próximo post habrá menos texto y más imagen.  Ya veréis y diréis que os parecen y con que cámara creeis que estan hechas las mejores fotos. Seguro que me sorprendo.

¿Qué hay de cierto en lo que lees y ves? A vueltas con las comparativas

De todos es sabido ya, que unos medios exageran lo que otros encogen por razones más o menos opacas de ideología o afiliación bancaria. Una servidora, que es muy torpe, tiene la costumbre, mala según algunos, de contrastar puntos de vista según cultura, mentalidad e idioma. Obviamente leyendo la prensa en el idioma de origen, tras haber tenido en cuenta que en la prensa “guiri” también existen tendencias de opinión en un sentido u otro.

Con las gafas críticas puestas sobre un tema en concreto, al cabo de un rato llega la mendas de arriba a la conclusión de que en algún punto intermedio, quizá haya un atisbo de verdad, eso si no es un bulo maquiavélico montado premeditadamente con fines X (esos que sólo deben salir a la luz en el momento oportuno). Si es que al final, por deformación profesional, se pueden reconocer fácilmente incluso en las traducciones más o menos certeras de determinadas líneas editoriales. Quedan claras y cristalinas las intenciones que había de trasfondo, lo que no queda tan claro después de ese momento crítico de la publicación (para quienes fraguan las intrigas) es la reacción, reconocida o no oficialmente, de la masa tonta y aborregada a la que se quería convencer y hacer tragar con ruedas de molino. ¡Ta chan¡ Empieza la avalancha de reacciones encontradas acusándose mutuamente las partes de intenciones ocultas, maquinaciones y complots rarísimos que parecen sacados de guiones estadounidenses de serie B.

Espera. ¿Qué connotación rara le ha quedado a la palabra “Propaganda” en alemán según lo ven los alemanes? Les suena a Nazismo. A esa y a otros tantos términos usados y abusados en el pasado aunque luego se olvide el porqué (sí, junto y con acento) para dejar esa tarea a los ratones de biblioteca. ¿Qué sensación tienen ahora los jóvenes cuando ven las imágenes del NO-DO http://www.rtve.es/filmoteca/no-do/? Chavales que eso era lo que ponían en el cine antes de la peli de turno y no había ni un resquicio en la imaginación de aquellos jóvenes sobre lo que los futuros cachivaches electrónicos para “entretenerse” podrían llegar a hacer. ¿Por qué se doblaban y censuraban las películas y algunos se escapaban a Francia para verlas? Pero si se escapaban hasta para comprar unos pantalones vaqueros o sin billete de vuelta por la inflación que provocaba el estraperlo o por que unos señores grises los seguían demasiado cerca, eso si no les pillaban otras fatalidades por casualidad sin haber querido tomar parte en nada raro, o aun siendo así porque era en lo que creían.

Para quienes hayan conseguido llegar hasta la palabra 433 (más o menos) según Word. ¡Enhorabuena! Voy llegando al grano curioso que ha levantado mi perspicacia. Ahí os dejo el artículo completo original, de Antonio Romero, viejo según lo que predica la era de internet. SÍ, a posta:

http://www.comparativadebancos.com/rescatemos-espana-despidiendo-350-000-politicos/ o http://ow.ly/kfmoB

Anda que no levanta ampollas decir, digo escribir, algo así. Los unos dicen que las cifras de políticos están infladas para que queden más monos los gráficos y cifras de la infografía. Los otros no se enteran de la proporción porque desconocen que la población alemana duplica más o menos a la española ¡Cómo es posible pero si España es de mayor tamaño que Alemania¡ Tu pregúntale a un estadounidense que siente en hora punta de tráfico en una capital de provincia o subiendo un puerto por una carretera comarcal de montaña de las que no se han podido ensanchar con carril de subida. Se acongojará, para ser “fisnos”, porque según su sentido visual de la proporción, los coches no pueden caber por ahí, conduciendo en ambos sentidos, pues sí caben caballero, lo crea o no. Otra cosa es que los “trailers” de gran tonelaje aprobados por la ITV de turno al otro lado del charco, no quepan por estos lares y no digamos el cristo que hay que montar para los transportes “oversize(d)” por determinadas rutas.

Alguien le comenta a la pedorra autora de estas líneas que es una pena que no se pueda compartir la infografía en el “feisbus” para el público alemán. Claro, es que el tema sobrepasa el tamaño de pantalla del cacharro táctil o presunta copia en litigios internacionales por vulnerar los presuntos derechos de patente. Es que el artículo sólo está en castellano moderno el S. XXI o “localized spanish”. No queda otra que arremangarse y trastear, como buenamente se deje, con la dichosa infografía.

despidiendo350000-politicosCorr

SÍ, a posta. Para que quede en “cutre bilingüe” desde el punto de vista gráfico y aunque contravenga las normas básicas de la maquetación. Y ahora vas y le das al traductor automático para entenderlo en tu idioma, a ver en que se queda la posible interpretación. No la de hablar, sino la mental. Fluyen y evolucionan las lenguas a cuenta de tales errores. Se trata de un ejemplo ilustrativo al tiempo que provocador para remover un poco esas “neuronicas” que quedan flotando por ahí. Que las sinapsis del cerebro se asemejan a las del mundialmente conocido “internes”.

Luego lo tuiteas, tengo curiosidad por saber en cuantos caracteres se deja resumir, arrobas y almohadillas aparte. Finalmente me dices que no lo entiendes. Te replico con un refrán popular en “localized spanish”: “A buen entendedor pocas palabras bastan”.

Moraleja: A veces es mejor no liarse la manta a la cabeza, ponerse a explicar cosas raras porque el interlocutor no está entendiendo ni J y ha desconectado (en todos los sentidos) antes de llegar a los 140 caracteres, así que no digamos pasadas las 908 palabricas. Como tan sólo lo entienden los de mi pueblo digo ¿Pues?

¡Ale a seguir coleccionando “palabros” de internet! Y evitar peregrinaciones a Hacienda.

908 por el pompis te la “entocho”: Esta se la dedico a quienes siguieren (No quise decir sugieren. Sí, con e después de la r, se llama(ba) futuro de subjuntivo simple) siendo creyentes.

“Lo bueno si breve, dos veces bueno”

P.D.: Las palabras más frecuentes, no son las que necesariamente encajan en un contexto. Que sacar las palabras de contexto esté de moda, no implica necesariamente que esto sea lo correcto en dicho contexto. Por no hablar de estirar los sinónimos hacia el infinito y más allá (que no halla, haya, ni  “aya”. ¡Qué puñetas existen las 4! Y además hay otra con H mayúscula que suele aparecer en la documentación oficial internacional y está en los Países Bajos). Entre 1.128 y 1.139 palabras, ahora vas y le dices a un “mindungui” cualquiera que te lo traduzca al inglés o al alemán por unos 80 Euros Máx. Si no, siempre nos quedará el traductor de Google (marcar, copiar y pegar este texto, en sólo x clics). Salen 1.012 palabras en Inglés y 1.010 en alemám o algo no cuadra, o de nuevo los alemanes son más austeros también en el uso de las palabras. :-p

Ideas para solucionar situaciones laborales críticas

He tropezado con este video que analiza la cambiante situación laboral en la que nos vemos envueltos. Os recomiendo verlo porque seguro que os abre aún más los ojos:

http://youtu.be/oinL42bYEmc

Es una entrevista a Sergio Fernández sobre “El nuevo paradigma laboral” . Publicado por la RevistaUakix.

Buenos o malos días tenemos todos pero con animo, empeño y sin perder la ilusión siempre se sale adelante. Espero que esta redifusión de contenido os ayude a ello como lo ha hecho en mi caso.