Why the baby brain can learn two languages at the same time

Why the baby brain can learn two languages at the same time

Naja Ferjan Ramirez, University of Washington

Any adult who has attempted to learn a foreign language can attest to how difficult and confusing it can be. So when a three-year-old growing up in a bilingual household inserts Spanish words into his English sentences, conventional wisdom assumes that he is confusing the two languages.

Research shows that this is not the case.

In fact, early childhood is the best possible time to learn a second language. Children who experience two languages from birth typically become native speakers of both, while adults often struggle with second language learning and rarely attain native-like fluency.

But the question remains: is it confusing for babies to learn two languages simultaneously?

When do babies learn language?

Research shows babies begin to learn language sounds before they’re even born. In the womb, a mother’s voice is one of the most prominent sounds an unborn baby hears. By the time they’re born, newborns can not only tell the difference between their mother’s language and another language, but also show a capability of distinguishing between languages.

Language learning depends on the processing of sounds. All the world’s languages put together comprise about 800 or so sounds. Each language uses only about 40 language sounds, or “phonemes,” which distinguish one language from another.

At birth, the baby brain has an unusual gift: it can tell the difference between all 800 sounds. This means that at this stage infants can learn any language that they’re exposed to. Gradually babies figure out which sounds they are hearing the most.

Babies learn to recognize their mother’s voice even before they are born.
John Mayer, CC BY

Between six and 12 months, infants who grow up in monolingual households become more specialized in the subset of sounds in their native language. In other words, they become “native language specialists.” And, by their first birthdays, monolingual infants begin to lose their ability to hear the differences between foreign language sounds.

Studying baby brains

What about those babies who hear two languages from birth? Can a baby brain specialize in two languages? If so, how is this process different then specializing in a single language?

Knowing how the baby brain learns one versus two languages is important for understanding the developmental milestones in learning to speak. For example, parents of bilingual children often wonder what is and isn’t typical or expected, or how their child will differ from those children who are learning a single language.

My collaborators and I recently studied the brain processing of language sounds in 11-month-old babies from monolingual (English only) and bilingual (Spanish-English) homes. We used a completely noninvasive technology called magnetoencephalography (MEG), which precisely pinpointed the timing and the location of activity in the brain as the babies listened to Spanish and English syllables.

We found some key differences between infants raised in monolingual versus bilingual homes.

At 11 months of age, just before most babies begin to say their first words, the brain recordings revealed that:

  • Babies from monolingual English households are specialized to process the sounds of English, and not the sounds of Spanish, an unfamiliar language
  • Babies from bilingual Spanish-English households are specialized to process the sounds of both languages, Spanish and English.
Here’s a video summarizing our study.

Our findings show that babies’ brains become tuned to whatever language or languages they hear from their caregivers. A monolingual brain becomes tuned to the sounds of one language, and a bilingual brain becomes tuned to the sounds of two languages. By 11 months of age, the activity in the baby brain reflects the language or languages that they have been exposed to.

Is it OK to learn two languages?

This has important implications. Parents of monolingual and bilingual children alike are eager for their little ones to utter the first words. It’s an exciting time to learn more about what the baby is thinking. However, a common concern, especially for bilingual parents, is that their child is not learning fast enough.

We found that the bilingual babies showed an equally strong brain response to English sounds as the monolingual babies. This suggests that bilingual babies were learning English at the same rate as the monolingual babies.

Parents of bilingual children also worry that their children will not know as many words as children who are raised with one language.

Bilingualism does not cause confusion.
jakeliefer, CC BY

To some extent, this concern is valid. Bilingual infants split their time between two languages, and thus, on average, hear fewer words in each. However, studies consistently show that bilingual children do not lag behind when both languages are considered.

Vocabulary sizes of bilingual children, when combined across both languages, have been found to be equal to or greater than those of monolingual children.

Another common concern is that bilingualism causes confusion. Part of this concern arises due to “code switching,” a speaking behavior in which bilinguals combine both languages.

For example, my four-year-old son, who speaks English, Spanish, and Slovene, goes as far as using the Slovene endings on Spanish and English words. Research shows bilingual children code-switch because bilingual adults around them do too. Code-switching in bilingual adults and children is rule-governed, not haphazard.

Unlike monolingual children, bilingual children have another language from which they can easily borrow if they can’t quickly retrieve the appropriate word in one language. Even two-year-olds modulate their language to match the language used by their interlocutor.

Researchers have shown code switching to be part of a bilingual child’s normal language development. And it could even be the beginning of what gives them the extra cognitive prowess known as the “bilingual advantage.”

Bilingual kids are at an advantage

The good news is young children all around the world can and do acquire two languages simultaneously. In fact, in many parts of the world, being bilingual is the norm rather than an exception.

It is now understood that the constant need to shift attention between languages leads to several cognitive advantages. Research has found that bilingual adults and children show an
improved executive functioning of the brain – that is, they are able to shift attention, switch between tasks and solve problems more easily. Bilinguals have also been found to have increased metalinguistic skills (the ability to think about language per se, and understand how it works). There is evidence that being bilingual makes the learning of a third language easier. Further, the accumulating effect of dual language experience is thought to translate into protective effects against cognitive decline with aging and the onset of Alzheimer’s disease.

So, if you want your child to know more than one language, it’s best to start at an early age, before she even starts speaking her first language. It won’t confuse your child, and it could even give her a boost in other forms of cognition.

The Conversation

Naja Ferjan Ramirez, Research Scientist, University of Washington

This article was originally published on The Conversation. Read the original article.

Anuncios

Yanis Varoufakis, Charla TED: Capitalism will eat democracy — unless we speak up

Un poco cansada de tanto juego de mayorías, y en vista de la falta de resolutividad que estoy detectando en esta situación política en la que nos encontramos; cuando he tropezado con esta Charla TED de Yanis Varoufakis no he podido resistir la tentación de verla. Se sea de izquierdas o de derechas, cosa que consideró ya hace tiempo algo imposible por haber quedado obsoletas ambas, antes  de poder criticar a algo o alguien es necesario escucharle con atención .

Para amarle o para odiarle, merece la pena dedicar un rato a este vídeo, al menos plantea argumentos y opiniones rompedoras sobre la relación entre la política y el capital, que nos pueden ayudar a reflexionar sobre nuestra postura respecto a la política actual.

Yanis Varoufakis, Vídeo TED

Charla TED: “Capitalism will eat democracy — unless we speak up”.

De paso con un tema tan controvertido como este, practicarás un poco de inglés, idioma en el que está el vídeo y los subtítulos.

 

Y ahora, después de verlo: ¿Qué piensas al respecto?

Monográfico: Historia de la Traducción

infotra

Ir al Monográfico

Historia de la Traducción

La traducción es una actividad muy antigua. Una de las primeras evidencias escritas de traducción es la Piedra de Rossetta, donde un mismo texto se encuentra en egipcio jeroglífico, egipcio demótico y griego, que sirvió para descifrar el significado de los jeroglíficos egipcios.

Una parte significativa de la historia de la traducción en Occidente tiene que ver con la traducción de los textos bíblicos. Las primeras traducciones escritas atestiguadas fueron de la Biblia, ya que como los judíos llevaban mucho tiempo sin hablar la lengua hebrea, ésta se perdió y las Sagradas Escrituras debieron traducirse para que las entendiesen los judíos que no hablaban su lengua original. Ptolomeo Filadelfo en el siglo III a. C. mandó traducir del hebreo al griego koiné las Sagradas Escrituras a 72 sabios que dominaban el hebreo y el griego. Esta versión se conoce como versión alejandrina, versión…

Ver la entrada original 246 palabras más

1984 o nuestra protuberancia llamada Smartphone

"1984", George Orwell.

Cada día nos levantamos sin esperar demasiado a conectarnos a nuestras Apps favoritas bien sea con un smartphone o una tablet. Somos cada vez más inconscientes de que tenemos tan a mano estos cachivaches electrónicos, que se convierten en una protuberancia de nuestra mano incluso antes de desayunar o para acompañar a las magdalenas de forma alterna.

En lugar de disfrutar del café y las magdalenas, mientras creemos hacerlo, estamos ya sumergidos en un montón de canales de información, redes sociales o juegos, y somos incapaces de percibir que disfrutamos del desayuno de forma intermitente entre whatsapps, emails y demás aluviones de información en forma de pitiditos simpáticos y aduladores.

Cada uno dosifica su simbiosis con el aparato de forma diferente, claro está, pero cada vez más estudios revelan de forma alarmante, nuestra dependencia y adicción a esas Apps maravillosas con las que estamos seguros de seguir conectados al mundo y no perdernos ni uno solo de esos temas importantes o chistes de los que todos hablan.

Últimamente recuerdo cada vez más pasajes del libro “1984” de George Orwell, acaso no es cierto que entre miradita y minutico me paso demasiadas horas enganchada a un dispositivo que si bien el marketing ha denominado Smartphone, tiene todas y cada una de las características de las Telepantallas a las que estaban conectados los Proles en el libro orwelliano.

Si continúo destilando el razonamiento y paso mentalmente al papel de editora, veo también demasiado posibles y probables las tareas de los empleados del Ministerio de la Verdad, que no hacían otra cosa sino reescribir la historia en función de los intereses del Partido, del Gran Hermano que todo lo ve.

Me entra vértigo y reflexiono: A fin de cuentas…
¿Qué es cierto de lo que leo en internet?
¿Quiénes manipulan la información a la que accedo en las redes sociales?

Por Wiggy! at en.wikipedia [Public domain], a través de Wikimedia Commons

“1984” por George Orwell, en la foto.

Claro que no se trata de una organización única que todo lo ve y todo lo controla, pero nuestro querido internet, a parte de tener todavía rinconcitos teóricamente libres, está siendo controlado y dominado por potentes empresas que se lucran con los datos de nuestras conexiones, nuestras suscripciones, las cookies que vamos acumulando y las interacciones con todas esas Apps.

Entonces, en esa amorosa simbiosis con nuestra protuberancia estamos generando dinero sin cobrar un duro y creyendo que accedemos libremente a todos los contenidos que queremos, cuando en realidad accedemos tan solo a los que se difunden a través de las redes sociales en función de la popularidad de los temas. Y por si alguno todavía lo desconocía, si la popularidad de las publicaciones se compra a base de promociones de la red social de turno, la difusión crece como la espuma.

Por tanto destilar y comparar con Orwell finalmente de un batacazo se me cae el mito de la libertad de expresión en la red.

By

De repente las magdalenas me saben amargas y se me quitan las ganas de seguir conectada en simbiosis mental al querido Smartphone. Ya sé porque ha sido, acabo de recordar como terminan los dos amantes del libro, después de pasar por el lavado de cerebro correspondiente, ya no se aman porque tan sólo les queda la adoración programada al Partido o Gran Hermano.

A ver si tras tantos tiempos muertos entre las Apps del Smartphone, me voy a quedar pegada a la Telepantalla como los Proles, sin ningún otro criterio propio diferente al que pregonan las publicaciones más populares de las redes sociales. ¡Socorro!

De inmediato cierro la pantalla y me despego del Smartphone. Con lo ricas que estaban las magdalenas untadas en café con leche, quien me habrá mandado a mi empezar a comparar el mundo de “1984” con nuestro mundo actual enganchados al móvil. Eso sí, ahora ya sin protuberancia al final de mi mano izquierda, mi paladar percibe de repente la textura esponjosa y el dulce sabor de lo que estoy haciendo en ese momento, desayunar sin simbiosis extrañas que alteren mi percepción de la realidad con su influencia comprada para manipular mis gustos y comportamiento como consumidora.

Tras todas estas divagaciones comparativas, espero haber desordenado un poco vuestras conciencias para que no perdáis el ojo crítico a lo que leéis y publicáis con la protuberancia conectada.

Fotoblogeando en diferido: Lo viejo + lo nuevo = Algo innovador

La creatividad y las ideas no salen siempre de algo exclusivamente nuevo tal y como nos aleccionan todas esas campañas de Marketing, cuando nos bombardean con su querer que compremos el último modelo X para que descartemos el Y que ya está,  según ellos, super pasado de moda. Mientras le daba vueltas a esta idea recordé una de mis pasiones de antaño, la fotografía analógica. ¿Por qué no mezclar lo analógico con lo digital para crear algo nuevo diferente?

Me costó encontrar los dispositivos analógicos en el trastero, agradecí un montón mi último regalo de cumpleaños abajo retratado y fue imposible encontrar una tienda que revelase rollos de 110, así que surfeando por ahí un buen rato, di al menos con el único servicio que parece quedar en la web y me mandaron los rollos. No os digo todavía de quienes se trata. Ha sido divertido volver a recordar todos los principios básicos de los distancias, enfoques, planos, … Ahora estoy impaciente por terminar los dos rollos. Ya se me había olvidado que era ese gusanillo de esperar al revelado de las fotos. Me hace ilusión esperar, no tener el resultado inmendiato de un selfie mal hecho con la peor cámara frontal del móvil. Cuando los haya terminado de disparar, enviado los carretes y haya recibido las sorpresas en papel, seguiré trabajando con ellas en digital.

IMG_0085.JPG

Es como hacer una obra de artesanía, como me dijo un amigo una vez, hacer fotos es pintar con luz, y ahora además transformar en pantalla táctil, utilizando todos los medios, los viejos y los nuevos. Espero que de esto salga algo innovador, aunque también estoy preparada para todas esas fotos que seguramente no salgan como esperaba, otro reto creativo. De ahí sacaré la innovación, de darle la vuelta de nuevo a la fotografía, pero utlizando tanto las viejas cámaras como las más nuevas incorporadas a mis cachivaches electrónicos. ¡A ver qué sale y qué mezclamos¡ Apuesto a que serán pocos los ojos que acierten a diferenciar entre las fotos fruto de un aparatejo y de otro de esos que algunos sólo adjudican a los museos.

En fin, para el próximo post habrá menos texto y más imagen.  Ya veréis y diréis que os parecen y con que cámara creeis que estan hechas las mejores fotos. Seguro que me sorprendo.

Slow Living

En este mundo virtual actual instantáneo, no son pocas las ocasiones en las que los acontecimientos de nuestro entorno parecen ir tan deprisa, que sentimos un dejavù constante, como si fuéramos persiguiendo el momento y al creer llegar al mismo, este se nos escapara, como un puñado de agua entre unas manos temblorosas.

Nos estresan y acosan todos los avisos, mensajes, llamadas y alarmas en definitiva, que nos apartan del momento presente, cual acosadores ladrones del instante provenientes del pasado y del futuro. Algunas personas hemos comenzado a practicar una nueva forma de tomarse la vida con más calma practicando el Slow Living, algo así como una forma de retomar la consciencia del momento presente haciendo las cosas más despacio para poder así saborearlas y disfrutarlas en toda su magnitud.

Ciertamente se trata de un contraste frente a la tendencia general que incita a estar ocupado constantemente de varias actividades de forma simultánea. Ese supuesto multi-tasking nos convierte en neuronas con demasiadas sinapsis sueltas, que no terminan de enlazar con otras y se dispersan en forma de bloqueos, despistes y estrés crónico.

IMG_0040-0.JPG
Tomar por costumbre la practica diaria de Slow Living, ayuda sin esfuerzo a que esas sinapsis se reconecten a sus pares y a que los pensamientos fluyan por si solos de manera subconsciente a los objetivos y metas que uno se proponga.
Por eso, de vez en cuando, necesitamos unas vacaciones para desconectar de todo y descansar. Un alto en el camino que nos haga retomar, replanificar y repensar todo para definir la nueva ruta. Unas vacaciones sin Internet, sin obligaciones, sin prejuicios, que nos abran la mente y derriben la barrera entre nuestro subconsciente y nuestro yo consciente para equilibrarlos suavemente sin bandazos, ni presiones, ni sugestiones de quienes creyeron anticiparse a nuestro devenir humano.

También dejar que nuestro reloj se derrita durante un periodo de tiempo cada día, nos devuelve con mayor fuerza al instante y al carpe diem, sin esa sensación de estar persiguiendo el futuro o de que nuestro pasado nos persigue para atarnos a la desdicha de la impaciencia. La calma queda restaurada y el estrés se diluye como una aspirina efervescente en ese agua que al principio parecía escurrrirse entre nuestros dedos.

IMG_0042.PNG