Querer es poder. Contra las crisis pensamiento creativo

¿Cuantos meses llevamos ya oyendo la palabra crisis
Eso teniendo en cuenta que ya, más que meses, son años. Se repite y repite en todas partes: no dejamos de leerla a cada poco, de verla en todas sus versiones documentales televisivas, hasta en nuestra vida cotidiana con amigos y familia. Al final de tanto rizar el rizo con la dichosa palabrita, la idea se va incrustando en nuestro cerebro de tal forma que ni las dosis más altas de optimismo logran eliminar ese tremendo origen de miedo, incertidumbre y ansiedad colectiva. Llegamos a ser incapaces de ver más allá de nuestras propias narices, bien por dejarnos imbuir en la corriente negativa de ideas o por reprimirlas en nuestro subconsciente.
Algunos se han puesto las gafas rosas porque quizá no han sufrido todavía de cerca las consecuencias de la inestabilidad laboral, un ERE temporal que se come el paro, un anuncio del cierre de la empresa de toda la vida, un despido incomprensible pendiente de cobro por tretas legales, la supervivencia de subsidios o la imposibilidad de encontrar una oportunidad para comenzar a desarrollar una carrera profesional. Veis ya estoy rizando el rizo con los derivados de la palabra crisis.
En fin lo que sí es cierto, es que ya no se puede decir tan a la ligera que quien no trabaja es porque no quiere a la vista de que las cifras de paro superan ya a las que los más agoreros apuntaban hace un par de años, por mucho que se empeñen nuestros gobernantes eso ya no se puede maquillar como una desaceleración o tesitura temporal, mejor aún tampoco parece que sus medidas estén surtiendo un efecto que corrija a largo plazo la situación. ¿Qué tal si dejasen de pensar todos en los ciclos electorales? Si se pusieran a trabajar de verdad para justificar su diferencia salarial con la de la media de trabajadores a quienes gobiernan, perderían su preciosa popularidad y puntos en los sondeos. Si es que todavía tienen conciencia, ganaríamos todos en estabilidad y tranquilidad a largo plazo, incluso quizás lográsemos algo de crecimiento.
En mis esfuerzos por desincrustar la crisis de mi subconsciente he decidido recurrir al pensamiento creativo, a ver y escuchar de forma crítica, para encontrar las formas darle la vuelta a la situación por mi cuenta en lugar de encogerme de hombros, agachar la cabeza y seguir al rebaño a hacia la cola del INEM, la cadena de contratos temporales, etc. Todavía no sé como borrar eso de: “No se puede por la crisis”. Estoy en ello y he puesto todo mi empeño en transformar los embates negativos en oportunidades de crecimiento y avance.
Siempre llevando la contraria, como cuando me marché hace ya 13 años a Alemania, que carcajada sarcástica me eché, cuando me enteré de la reciente oferta de trabajo en Alemania. Creo recordar que poco después de 2000, mientras trabajaba y estudiaba allí, los alemanes estaban ya haciendo campaña para evitar la fuga de sus cerebros a otros países. Ahora parece que han decidió importar otros y pasar el problema de la falta de personal cualificado a otro país. Supongo que a nuestros miopes políticos les ha parecido el parche provisional ideal para dar salida a todos esos jóvenes que no encuentran trabajo aquí, así reducen de nuevo temporalmente esa fea cifra, a ser posible por debajo de 4, y ganan temporalmente alguna decima en las encuestas. ¿Qué haréis con ellos cuando decidan volver? ¿Ganaréis algo si no deciden volver? Necesitamos ideas y medidas creativas de verdad que se propongan lograr resultados después de la próxima cita electoral o noticia que reduzca la popularidad.

Todos deberíamos sentarnos ante una hoja en blanco para poder crear algo nuevo. Primero necesitamos vaciarnos de quejas y negatividad, hasta que hayamos descartado todo lo que no ha funcionado y no está solucionando nuestra crisis inducida por las circunstancias. De este modo podemos vernos a nosotros mismos desde fuera y encontrar nuevas alternativas que es imposible ver si sólo creemos que estamos en crisis y esto no tiene solución. Mi folio todavía grisea un poco, aún así estoy segura de que en mi próxima entrada habré pasado por el blanco para poder plasmar alternativas nuevas en líneas orientadas a seguir hacia delante de formas nuevas con el apoyo de los que tengo cerca y sin el influjo de quienes sólo quieren frenarme y acallarme para que siga siendo un borreguito social que se crea las encuestas y sea dirigido hacia a las urnas.

Con esto me despido hasta próximas entradas constructivas.
Anuncios

Un pensamiento en “Querer es poder. Contra las crisis pensamiento creativo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s